Todas mis sangres, Ilyari