Suor Angelica y Gianni Schicchi

Escenario: Teatro Nacional Sucre

Categoría: Ópera-Musical



Sinopsis
El Tabarro, Suor Angelica y Gianni Schicchi. A los tres los une un hilo conductor: la muerte, ya sea vista como tragedia, exaltación metafísica o burla.
En esta ocasión la Fundación Teatro Nacional Sucre y la Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador se unen para realizar una producción original del "Díptico de Puccini" con las obras de Suor Angelica y Gianni Schicchi. Ambas óperas son una muestra del gran manejo musical y de la dramaturgia que poseía el compositor.
Suor Angelica (XVII) nos cuenta su parte oscura y enervada de una mujer al no saber nada del hijo que le fue arrebatado de sus manos al nacer y al estar encerrada en un convento contra su voluntad. La protagonista atraviesa complejas situaciones psicológicas, que nos muestran la dureza de vivir con un dolor moral y un sentido de culpa permanente.


El Díptico deja a un lado la tragedia cuando comienza Gianni Schicchi, una burla de la muerte y una crítica a la despiadada ambición de una familia por una herencia. La ópera está ambientada en la Florencia de los años sesenta del pasado siglo, acaba de morir Buoso Donati y su familia "llora" su pérdida hasta que se comienza a rumorear que la fortuna de Donati será donada a un monasterio. Los rumores se convierten en realidad y la rabia invade a la familia, pero en ese momento aparece Schicchi para solucionar los problemas y hacerse pasar por un Donati agonizante y así cambiar el testamento. Lo que no sospecha la familia es a quién irá a parar el dinero.

Suor Angelica

Sinopsis
Esta ópera es la segunda de Tríptico que Puccini, estrenó en el Metropolitan de Nueva York de 1918. El libreto de Suor Angélica corresponde a Giovacchino Forzano. Se trata de una obra original y emocionante en su estructura lírico-teatral.


Suor Angélica una mujer de origen aristocrático, ha sido recluida en un Convento siete años atrás, por afectar el honor de su familia. Ella hace una vida conventual en compañía de otras monjas y novicias dedicándose especialmente al cuidado de las flores y de hierbas que tienen efectos medicinales.
Pero Angélica guarda un secreto. Cuando se anuncia una visita al convento ella se conmueve al saber que es la princesa, una tía que actúa como jefe de toda la familia. Ella ha llegado al convento para anunciarle a Angélica que cuando sus padres fallecieron, le encargaron distribuyese los bienes que le eran propios y que por tal razón Angélica tiene que firmar un documento. Ante la frialdad de la tía, Angélica le pide que le de más datos y noticias sobre la familia.


La Tía Princesa acepta finalmente contarle que el niño que había tenido Angélica, y causa directa de su enclaustramiento forzado había muerto hace un año. Angélica pierde el conocimiento y la Princesa abandona el Convento.


En su desesperación Angélica llora que su hijo haya muerto sin conocer el amor de su madre y expresa su deseo de morir para ir al encuentro de su hijo. Momentos más tarde Angélica coge un recipiente que contiene veneno de una de las plantas que ella cultiva.
Pero al hacerse presente las mojas y novicias, toma conciencia que ha cometido un pecado mortal, que la alejará para siempre de su hijo. Arrepentida pide perdón y suplica a la virgen enviarle una señal de gracia. El milagro se produce; la capilla se llena de luz y aparece la virgen que lleva un niño al que le indica que camine al encuentro de la religiosa. Suor Angélica muere confortada en los brazos de su hijo.

Gianni Schicchi

Sinopsis
Los parientes se lamentan con hipócrita congoja de la muerte de Buoso Donati, para al poco tiempo murmurar que éste ha dejado su gran capital a un convento. Simone insinúa que si el testamento ya estuviera en manos del notario no se podría hacer nada, pero si aun estuviera en la casa?. Al momento se ponen todos a buscarlo y Rinuccio finalmente lo encuentra.


Desde luego, dejarse aconsejar bien sale caro, pero Rinuccio dice conocer a alguien que les puede ayudar, Gianni Schicchi. A los parientes no les parece buena idea ya que es alguien de fuera, pero Rinuccio recuerda que Florencia debe su fama a los forasteros. Como si lo hubieran llamado aparece en ese momento Gianni Schicchi con su hija Lauretta que quiere casarse con Rinuccio.


La tía Zita rechaza el enlace y Gianni herido en su orgullo quiere retirarse. Los insistentes ruegos de Lauretta consiguen retenerle y entonces encuentra una salida para los parientes. Si nadie más sabe que Donato ha muerto, se puede redactar un testamento nuevo, pero no hay que olvidar que es un delito castigado con la pérdida de la mano izquierda y el destierro. Cuando aparece el médico, no se lo deja entrar y Gianni Schicchi, imitando la voz de Donato lo tranquiliza y le dice a través de la puerta que está bien y que solo necesita dormir.


El médico se va y envían por el notario y los testigos. Entretanto, cada pariente susurra al oído de Gianni lo que quiere heredar, pero cuando llega el notario, éste con las ropas del difunto, dicta un testamento a su favor. Las protestas son en vano ya que está la amenaza de denunciar el delito. Apenas se han marchado el notario y los testigos, todos arremeten contra Gianni Schicchi que como el nuevo dueño de casa, los echa a todos menos a la feliz pareja, Lauretta y Rinuccio.
Al final de la obra, Gianni Schicchi se dirige al público y dice que por esta jugarreta, Dante lo envió al infierno, pero espera que el público sea más benevolente. Esta propuesta está ambientada en Florencia a fines de los años 50.


Música y letras: Giacomo Puccini
Directora Musical: Lucía Arner (Cuba-EE.UU.)
Director Escénico: Stefano Vizioli (Italia)
Diseño Escénico: Ana Garay (España)
Diseño de Vestuario: Pepe Rosales (Ecuador)

Suor Angelica:
Amanda Squitieri (EE.UU.)
Vanessa Lamar (Ecuador)

Gianni Schicchi:
Antonio Torres (España)
Levi Hernández (EE.UU.)

Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador
Coro Mixto Ciudad de Quito
Escuela Lírica
Coro Juvenil
Coro Infantil